Scroll to top

Cargas refrigeradas, ¿cómo protegerlas?

La vigilancia continua y el mantenimiento de la temperatura correcta es un factor crítico. Sólo así se puede garantizar que las mercancías lleguen al destinatario en buenas condiciones y sin daños.

Uno de los ámbitos más complejos de la logística es el transporte congelados y refrigerados ya que existen numerosos e importantes condicionantes que deben salir bien y estar controlados desde que la mercancía sale de su origen hasta que llega a su muelle de destino. Para ello deben mantenerse ciertas temperaturas constantes, tanto durante el almacenamiento, como durante el transporte, ya que el valor económico de las mercancías depende en gran medida del cumplimiento de ese valor. Estas condiciones logísticas se aplican sobre todo a los productos alimenticios, medicinales, farmacéuticos o químicos. Aunque el término “cargas refrigeradas” implica la refrigeración de las mercancías, esto también incluye las mercancías que deben ser transportadas o almacenadas a una temperatura cálida constante.

La logística de alimentos y bebidas refrigeradas

Para este rubro se utiliza principalmente transporte terrestre y si bien también existen las opciones aéreas y marítimas, las ventajas del transporte terrestre es la inmediatez con la que un producto puede ser entregado si la distancia que se necesita recorrer es corta. Este transporte refrigerado para alimentos sigue siendo la opción más popular entre los transportistas.

Si queremos saber cómo transportar alimentos refrigerados hay que contemplar los distintos tipos de vehículos que existen, o más bien, qué tipo de refrigerador lleva. La importancia del control de la temperatura es crucial, pues determina que un alimento llegue en buen estado sin romper la cadena del frío en caso de pescados y mariscos o sin perder sus propiedades en el caso de otro tipo. Según el tipo de productos y alimentos refrigerados, se aplican rangos de temperatura correspondientes para garantizar el mantenimiento de la cadena de frío.

  • Carne y pescado congelados – continuamente -18°C
  • Carne fresca – hasta un máximo de +4°C
  • Leche y productos lácteos – hasta un máximo de +8°C
  • Fruta fresca – manzanas +1°C a +4°C; mangos +12°C
  • Chocolate – +12°C a +18°C

Por lo tanto, los requisitos de la logística de los alimentos son complejos debido a la diversidad. Si se interrumpe la cadena de frío, es decir, si no se mantiene la temperatura, el valor de los alimentos se reduce. Si a pesar de ello se comercializan estos productos alimenticios, esta desviación debe indicarse en consecuencia.

Carga refrigerada medicamentos/farmacéuticos:

Dado que los medicamentos y los productos farmacéuticos reaccionan de manera particularmente sensible a las fluctuaciones de temperatura, los requisitos de almacenamiento y transporte son especialmente elevados. Una interrupción en la prueba de temperatura puede llevar a la destrucción de un producto. Debido a estas características requieren refrigeración y cadenas de frío reguladas por requisitos legales.

Productos químicos refrigerados:

Dependiendo del producto, una amplia variedad de requisitos entran en juego aquí para mantener la calidad. Esto se debe a que las sustancias químicas suelen requerir temperaturas específicas en el almacenamiento y durante el transporte y, además, a menudo no deben superarse determinados tiempos de almacenamiento y transporte. De lo contrario, los productos ya reaccionarán o perderán sus propiedades y por lo tanto también su utilidad y valor. En el caso de las sustancias químicas, también debe tenerse en cuenta la superposición con las mercancías peligrosas.

Mantener, controlar y documentar la temperatura en toda la cadena de frío es el desafío en este caso. Hacerlo durante la etapa de transporte es más complejo que en una instalación fija de almacenamiento en frío. existe una amplia variedad de vehículos y contenedores especiales para entregar las mercancías al destinatario sin pérdida de temperatura pero que requieren del control humano mediante dispositivos tecnológicos internos y externos para descartar el error humano.

Otro punto a tener en cuenta que en muchos de estos casos, los productos son de un alto valor económico, lo que se traduce en un objetivo para el robo y venta en el mercado negro. Por lo tanto no sólo debemos realizar un exhaustivo control de la forma en la que la mercadería se desplaza sino garantizar que no se realice una apertura de contenedores o remolques ya que esto ocasionaría en varios sentidos la perdida del bien. Es por este motivo ofrecemos diferentes dispositivos y servicios de control que aseguran el correcto transporte y almacenamiento de los productos. Aquí podrás ver algunos de ellos

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?